Páginas

domingo, 25 de marzo de 2012

Vaticinio sobre el Círculo de los Doce

Cuando el círculo de sangre se completa
la eternidad fragua la piedra filosofal.
Vestida de juventud surge una nueva fuerza
que al elegido otorga un poder inmortal.

Mas cuando ascienda la duodécima estrella,
reanudará el destino su curso fatal.
Perderá su lozanía el roble con ella,
sometido al yugo del tiempo terrenal.

Hasta que el lucero palidezca y muera,
no tendrá el águila su nido eternal.
Y solo por amor se extingue una estrella,
si ha elegido libremente su final.

De los Escritos secretos del conde de Saint Germain

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leemos todos los comentarios e intentamos responder a todos lo antes posible :)